Se abren inscripciones al 9º Festival Audiovisual de los Montes de María

Se abren inscripciones al 9º Festival Audiovisual de los Montes de María

31 julio, 2020

Escenarios Abiertos para el Cine, la Paz, la Memoria y la Reconciliación

Del 25 al 29 de noviembre en escenario virtual

Dadas las condiciones actuales de sanidad que estamos viviendo, somos conscientes de nuestro compromiso tanto con los realizadores y productores audiovisuales, a si como con nuestro público, por eso, hemos decidido realizar de forma virtual nuestra Novena versión del Festival Audiovisual de los Montes de María, intentando conservar el espíritu del mismo, procurando el encuentro en muchas de las actividades programadas.

Por tal motivo aclaramos que los cortometrajes que sean seleccionados tendrán una proyección virtual, ya sea por Youtube o por Vimeo, y no en redes sociales. Dicha proyección se realizará en una fecha y hora determinada por el equipo del festival. El acceso a estas exhibiciones será gratuito para los espectadores, de Colombia y de otros lugares del mundo. Después de la proyección esperamos contar con la participación de algún representantes de cada producción para que mediante videoconferencia poder conversar con otros realizadores y con el público asistente a cada una de las exhibiciones virtuales. De esta forma el Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21, convoca a participar en CINTA DE SUEÑOS premio a obras audiovisuales locales, regionales, nacionales e internacionales del 9º Festival Audiovisual de los Montes de María 2020 “Escenarios Abiertos para el Cine, la Paz, la Memoria y la Reconciliación.

Podrán participar en esta versión producciones audiovisuales realizadas por organizaciones sociales, colectivos, productoras, realizadores y realizadoras audiovisuales aficionadas, profesionales y/o independientes sin límite de edad ni de nacionalidad.


REGLAMENTO E INSCRIPCIONES

El Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21, convoca a participar en CINTA DE SUEÑOS premio a obras audiovisuales locales, regionales, nacionales e internacionales del 9º Festival Audiovisual de los Montes de María 2020 “Escenarios Abiertos para el Cine, la Paz, la Memoria y la Reconciliación.

Inscríbete y participa de esta gran pasión que se vive, desde el Cine, en los Montes de María.

La temática de las obras es LIBRE. Se aceptarán producciones realizadas desde el 1º de enero  del  año 2018 hasta la fecha de cierre de la presente convocatoria, el 5 de octubre de 2020,  a las 12 de la noche. Cada participante podrá inscribir dos (2) producciones audiovisuales en cada categoría.

Los cortometrajes inscritos deben tener una duración máxima de 30 minutos, deben ser hablados o subtitulados en español, si el español no es el idioma original, y deben ser finalizados después del 1 de enero de 2018. La inscripción de obras es abierta y gratuita para las siguientes categorías en Competencia Oficial por el premio CINTA DE SUEÑOS: 

Categoría Montemariana

  • Documental Montemariano. 
  • Ficción Montemariana.
  • Animación Montemariana. 

Categoría Caribe

  • Documental Caribe.
  • Ficción Caribe.
  • Animación Caribe.

Categoría Nacional

  • Documental Nacional
  • Ficción Nacional. 
  • Animación Nacional.

Categoría Internacional

  • Documental Internacional.
  • Ficción Internacional.

Otras categorías

  • Experimentación y Nuevos Medios
  • Producción Radial o Podcast.
  • Mediometraje y Largometraje Social.

En la categoría Mediometraje y Largometraje Social Pueden participar: obras audiovisuales realizadas en cualquier país y deben tener una duración mínima de 31 minutos y máxima de 120 minutos.

En la categoría Experimentación y Nuevos Medios pueden participar: obras audiovisuales de experimentación, de videoarte, arte sonoro y obras que involucren narrativas transmediales y/o inmersivas en formatos de webdcumentales, webseries, realidad virtual (VR), Realidad Aumentada (AR), Video 360. Las obras pueden ser realizadas en cualquier país.

ENVÍO DE MATERIAL 

Las obras podrán inscribirse desde el 30 de Julio al 5 de octubre de 2020,  a las 12 de la noche, hora de Colombia, completando la totalidad de los datos requeridos en la ficha de inscripción, la cual puede ser firmada y enviada al correo electrónico: festiaudiovisual.famma@gmail.com o la opción de formulario digital, antes de la fecha de cierre de la convocatoria junto con un enlace de visionado y/o descarga (Vimeo, YouTube, Dropbox, drive, Mega u otra plataforma, siempre y cuando el enlace sea privado esté protegido con contraseña y tenga habilitada la opción de descarga) como requisito fundamental de inscripción.

Cada participante podrá inscribir dos (2) producciones audiovisuales en cada categoría. En todo caso NO se aceptan enlaces de descarga con fecha de caducidad como WeTransfer.

Mediante el envío de esta ficha el responsable de la inscripción certifica que es el autorizado para realizar dicha inscripción y/o que es el titular de los Derechos de Autor de la obra inscrita. El envío de esta ficha de inscripción presupone la aceptación del reglamento del FESTIVAL AUDIOVISUAL DE LOS MONTES DE MARÍA -FAMMA- y autoriza para que la obra audiovisual inscrita haga parte del 9º  Festival Audiovisual de los Montes de María 2020  “Escenarios Abiertos para el Cine, la Paz, la Memoria y la Reconciliación”.

Todos los materiales enviados entrarán a ser parte del Archivo del Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21, para muestras gratuitas y con fines educativos y culturales a nivel local, regional, nacional e internacional. 

Exhibición

Los cortometrajes que sean seleccionados tendrán una proyección virtual, ya sea por Youtube o por Vimeo (la decisión de que plataforma utilizar recaerá en el productor de cada cortometraje), y no en redes sociales. 

Dicha proyección se realizará en una fecha y hora determinada por el equipo del festival. 

El acceso a estas exhibiciones será gratuito para los espectadores, de Colombia y de otros lugares del mundo. 

Después de la proyección esperamos contar con la participación de algún representantes de cada producción para que mediante videoconferencia poder conversar con otros realizadores y con el público asistente a cada una de las exhibiciones virtuales.

Este 2020 La otra FAMMA de los Montes de María es en forma virtual. Inscribe y envía tu creación aquí: https://forms.gle/1xKNLVrWSqWpfBnCA

También en el siguiente formulario o completando el documento de reglamento e inscripción que puedes bajar aquí

Selección Oficial 9º Festival Audiovisual de los Montes de María

19 noviembre, 2020

“Escenarios Abiertos para el Cine, la Paz, la Memoria y la reconciliación”, del 25 al 29 de noviembre 2020 -Virtual –

El Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21 -CCMMaL21-, creado en 1994, se ha fortalecido con su trabajo continuo desde hace 26 años en el territorio montemariano, ha generando procesos de realización audiovisual, memoria y ciudadanía a través de la Red de Colectivos de Narradores y Narradoras de la Memoria, en 16 municipios de la región, integrados por niños, niñas, adolescentes, jóvenes, mujeres y adultos, quienes comparten experiencias y saberes en Pedagogía, Investigación, DDHH y Paz, Memoria, Producción Audiovisual con contenidos propios, Gestión Cultural y Emprendimientos.

Desde el año 2004 el CCMMaL21 organiza el FESTIVAL AUDIOVISUAL DE LOS MONTES DE MARÍA -FAMMA- un evento de vital importancia en la formulación y seguimiento de procesos culturales que le apuestan a una Paz desde las regiones con sentido social y acción transformadora. Un espacio de diálogo y construcción de ciudadanías, en nuestro caso con formas y medios de expresión, donde se puedan dar opiniones y plantear, desde los individuos y desde sus comunidades, las soluciones y proyectos que aportan en la construcción de sociedad y convivencia pacífica. Agradecemos a todas y todos los que atendieron la invitación a inscribir sus obras y realizaciones audiovisuales en el tiempo de inscripción que se abrió desde el 30 de Julio al 5 de Octubre del 2020, donde recibimos más de 30 producciones en las diferentes categorías para esta versión, que como todos y todas conocen se realiza de manera virtual por la pandemia. Hoy 19 de noviembre luego de apreciar y evaluar los cortometrajes recibidos presentamos a ustedes la SELECCIÓN OFICIAL EN COMPETENCIA DEL 9º FAMMA 2020 y sobre las que el Jurado evaluará su realización de acuerdo a las diferentes categorias inscritas y en competencia, como son las siguientes:

¡Andrés Barón vive!

20 octubre, 2020

Hoy cuando ha sido su paso al Señor, hacemos este pequeño homenaje al gran líder campesino de La Pelona en el municipio de San Onofre.

Su legado nuestra esperanza y su pensar nuestra lucha. Descanse en paz.
Audio de la líder campesina Vicky en despedida a Andrés Barón

Vuela alto querido Andrés Barón, descansa de esta gran travesía por los territorios luchando por la dignidad de nuestros pueblos negros, campesinos, de mujeres fuertes y valientes, de comunidades muy dignas que hemos aprendido a tu paso, con tu palabra, con tu sabiduría, con tu infinito amor por el territorio, con tu capacidad para perdonar, resistir, luchar por la vida con la palabra y la memoria.

Siempre serás un ser de luz, un gran maestro, tu legado seguirá vivo por muchas generaciones y vivirá en nuestros corazones por siempre. Abraza a tu hijo en el gran reino y lleva contigo la certeza de tu enseñanza sembrada con tanto amor filial. Tú y tu hijo Andrés serán honrados y amados por siempre en el corazón de nuestro territorio.

Enviamos nuestros sentimientos de consideración, respeto, solidaridad y hermandad a toda su familia grande de la Pelona. Ellos honran con su trabajo cada día el gran legado de Andrés Barón y son ahora los maestros de la lucha por la dignidad de nuestros pueblos. ¡Seguiremos juntos honrando la vida!

Catalina Pérez, otra gran líder de su tiempo, escribe:

Compañeros, compañeras, se nos fue Andrés Baron se nos fue un gran líder campesino, a muchas y muchos nos dejo grandes enseñanzas de lucha y solidaridad. Hoy la organización campesina y de mujeres como AMARS nos sentimos tristes porque se nos fue un gran maestro e impulsor de la organización de las mujeres. En nuestra primeras reuniones de nosotras él coordinaba con los otros compañeros: «hagamos la comida», para que nosotras deliberáramos tranquilas y nos organizáramos. Fue muy querido por todas y todos, el mejor homenaje es seguir su ejemplo y su legado en la memoria histórica de sus luchas por la vida la Paz y un mejor país. Qué dolor se siente cuando se nos van nuestros ejemplos de buenas personas, brillantes en el saber, lumbreras de la historia, siempre al lado de su pueblo

Catalina
La Pelona un lugar de memoria

Un museo virtual para rescatar las memorias del periodismo regional

6 mayo, 2020

INFORMAR EN MEDIO DE LA GUERRA

Nota original de El Espectador en: https://www.elespectador.com/colombia2020/justicia/verdad/un-museo-virtual-para-rescatar-las-memorias-del-periodismo-regional-articulo-915594

Verdad 21 Abr 2020 – 6:00 AM

Por Carolina Ávila Cortés / @lacaroa08

Desde este martes se puede consultar virtualmente el museo Memorias del Periodismo en Colombia, una iniciativa de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) para salvaguardar los inicios del periodismo en regiones como Arauca, Córdoba y Caquetá, y los impactos que tuvo el conflicto en el oficio.

En 1984 fue dinamitada Radio Caribabare, en Saravena (Arauca). Su dueño era el periodista Efraín Varela, asesinado en 2002. / Archivo familia Varela. Tratamiento imagen: Taller Agosto.

¿Cómo inició el periodismo en los lugares más alejados de las grandes ciudades? ¿Cuáles medios de comunicación funcionaban hace 30 años y cuántos otros sobrevivieron a la guerra? ¿Qué tanto sabemos de ese periodismo de antaño y de los periodistas que en esas regiones defendieron la verdad con su vida?

Las respuestas van surgiendo a medida que avanza el recorrido por el museo virtual Memorias del Periodismo en Colombia, que se podrá consultar desde este martes.

De entrada, hay un mapa grande del país y sobre él están señalados los departamentos de Córdoba, Arauca y Caquetá. El o la visitante, podrá recorrer cada zona a través de cuatro ejes narrativos: el contexto del conflicto armado, los primeros medios de comunicación que allí se crearon y los casos de periodistas asesinados, la historia de un periodista recordado por su manera de informar y por el vacío que dejó su voz o su escritura y, finalmente, las iniciativas locales de comunicación que han sobrevivido o nacido a pesar de la violencia.

(Lea: El Mochuelo, un museo que da lecciones de memoria desde los Montes de María)

Ese recorrido va acompañado de fotografías o archivos de los periódicos, retratos de los periodistas, grabaciones de las emisoras y videos que recogen historias particulares. Al darle clic en Córdoba, por ejemplo, encontrarán que el conflicto comenzó desde los 70 con la llegada del EPL y la posterior consolidación de las Farc; luego, desde 1988, hubo un incremento en la violencia con la llegada de los hermanos Castaño y la posterior conformación de las Autodefensas Unidas de Córdoba y Urabá. La guerra giró alrededor de la apropiación de la tierra y la lucha de los campesinos por reivindicar lo suyo.

Es así como empiezan a surgir estrategias de comunicación desde la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (Anuc). Los folletos ilustrados de ese entonces fueron la estrategia para propagar su lucha. Nacieron ilustraciones e historietas como El Boche: el campesino rebelde del Sinú, y Felicita Campos: la mujer campesina en la lucha por la tierra, dibujados por el artista Ulianov Charlarka, quien acompañó al sociólogo Orlando Fals Borda en sus investigaciones sobre la tenencia de la tierra en el Caribe.

Una de las ilustraciones del artista Ulianov Charlarka.

Otra de las estrategias con gran difusión fueron los noticieros grabados en casetes. En un video del museo, el investigador y periodista Víctor Negrete cuenta cómo cada líder se llevaba este casete para que la comunidad a la que iba escuchara las noticias del movimiento campesino.

“En el museo virtual desarrollamos un concepto que se llama paisaje-audiencia, es decir, la representación de la forma y el contexto en el que se informaban las audiencias llevado a lo visual. Es el caso de fotografías donde se puede ver cómo el campesino ordeña la vaca y mientras tanto pone la radio sobre ella para informarse”, explica Carolina Quintero, museóloga e integrante del equipo de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) que realizó este proyecto.

Carolina también señala que el museo quiere resaltar esas iniciativas locales de comunicación que están todavía en esos territorios. Menciona a la Escuela Audiovisual Infantil de Belén de los Andaquíes en Caquetá, en la que niños y jóvenes de ese municipio realizan sus propios programas de televisión o películas. O el caso de la emisora Paujíl Stereo, también en Caquetá, que es de las juntas de acción comunal y está dirigida Rosemary Betancourt.

Desde 2019, este equipo de la Flip comenzó a trabajar en la iniciativa, que más que un sitio web estático lo que quiere es entrar en un diálogo y construcción constante con el público, por eso se pensó como un museo que podrá ir creciendo en la medida en que la gente participe. “Esta memoria tiene que estar en movimiento, tiene que ser un ejercicio de memoria viva. Si tienen historias de los medios de comunicación de sus comunidades, recuerdos o archivos, la idea es que nos los puedan compartir”, sostiene Daniel Chaparro, investigador de la Flip.

La razón detrás de esta invitación es que al investigar por los medios de comunicación de estas regiones, que ya no existen, como el Poder Costeñoen Córdoba, Radio Caribabare o el semanario El Corredor Fronterizo en Arauca, notaron que había muy poco material de archivo conservado y que estaba fundamentalmente en manos de las familias o periodistas, pero no en archivos públicos de bibliotecas. Su fin es recuperar también esta memoria regional del periodismo a través de una plataforma digital.

(Le recomendamos: La verdad sobre cómo el periodismo ha narrado la guerra)

El museo Memorias del Periodismo en Colombia nació como insumo del informe: “La información como campo de batalla”, que la Flip y la Fundación Guillermo Cano Isaza le entregaron a la Comisión de la Verdad en febrero de este año. Ese informe recoge la violencia por parte de todos los grupos armados hacia periodistas de los tres departamentos, donde están los índices más altos de violencia contra estos profesionales, y el impacto a su ejercicio periodístico como la autocensura, los hostigamientos y obstrucciones a su trabajo, asesinatos, desplazamientos, amenazas o estigmatizaciones.

El museo iba a ser presentado en la versión 34 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, pero debido a la crisis mundial por el coronavirus y la cuarentena extendida hasta el 11 de mayo en Colombia, el lanzamiento se canceló. Aun así, se podrá consultar virtualmente desde este martes en la página: http://memoriasdelperiodismo.co/  mientras se define una nueva fecha.

Hay que hacer esfuerzos por desjudicializar la memoria del periodismo en Colombia. Más allá del reclamo por los pocos avances en el esclarecimiento sobre el asesinato de periodistas, también podemos mirar al pasado desde muchas perspectivas, pero hacen falta contenedores de la memoria del periodismo. No solo es vital en términos de la violencia, también porque en los últimos años ha habido una transformación del ejercicio periodístico en Colombia y no tenemos muchas veces las posibilidades de saber cómo era el periodismo tiempo atrás”, añade Chaparro.

El primer desplazamiento

De acuerdo con el informe de la Flip, Callar y fingir. La censura de siempreentre 2017 y 2019 fueron amenazados 583 periodistas. Solo el año pasado esta entidad documentó 515 ataques a la prensa en el país, entre ellos, dos homicidios. Ahí esta el caso de Mauricio Lezama, el cineasta asesinado por dos hombres armados el 9 de mayo en Arauquita (Arauca) mientras desarrollaba las audiciones para su cortometraje Mayo.

(Lea también: “No queremos dejar morir el cortometraje por el que Mauricio Lezama murió”: Mara Rodríguez)

Arauca es uno de los departamentos con mayor incremento de hechos violentos contra la prensa luego de la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, sostiene el informe. “En 2017, la Flip registró nueve ataques contra medios y periodistas; en 2018 se documentaron 17 casos y en 2019 la cifra ascendió a 26”.

En el museo de memorias quedaron consignados los nombres de los siete periodistas o comunicadores que han sido asesinados en esa región desde 1991: Henry Rojas, Danilo Baquero, Iván Pelayo, Alfredo Matiz, Efraín Varela, Luis Eduardo Alfonso y Mauricio Lezama.

Este también fue el departamento donde se dio el primer desplazamiento masivo de periodistas en Colombia por cuenta del conflicto armado. 16 periodistas salieron de la región en 2003 porque las amenazas y el miedo no dieron tregua después del asesinato de Efraín Varela y Luis Eduardo Alfonso, directores de la emisora Meridiano 70. Llegaron a finales de marzo de ese año a Bogotá para protegerse.

Ángel María León, quien ya lleva 34 años en este oficio, hizo parte de ese grupo. A él lo amenazaron los paramilitares, a otros las Farc. Duró ocho meses en Bogotá, alejado de su familia y sin trabajo. “Nos tocó regresar sin garantías y hacer un periodismo con cuidado, autorregulado”, cuenta.

Lo mismo recuerda Carmen Rosa Pabón, pupila en ese entonces de Varela y Henry Rojas. “Nunca pensé que de escribir las historias de desplazamiento de la gente me tocara vivirlo en carne propia. El desarraigo y la soledad para mí fueron pruebas muy duras. Cada vez que cubro otro desplazamiento en las comunidades me conmuevo mucho, para mí es un mal síntoma de la sociedad araucana”, sostiene.

Foto: Carmen Rosa Pabón, periodista de Meridiano 70 en Arauca. / Mauricio Alvarado. 

Para Carmen, una de las consecuencias más fuertes de ese desplazamiento fue la calidad de la información. Tuvieron que autocensurarse cuando volvieron, dejar de cubrir algunos temas. No hicieron más periodismo de investigación desde ese hecho. Ambos periodistas recuerdan que, para cuidarse, a todos les tocó trabajar unidos, casi literalmente. Si iban a hacer reportería a algún lugar tenían que ir juntos en la única camioneta blindada que les dieron a manera de protección.

Varios de ellos siguen trabajando en medios de comunicación de Arauca a pesar de la autocensura y el temor de otra amenaza. Siguen cubriendo los temas que los ponen en riesgo porque son parte de la cotidianidad en estas regiones: orden público y escándalos de corrupción de políticos locales.

Su relación con los políticos es otro frente por el que tienen que “autorregular” su trabajo, pues el político que van a denunciar muchas veces es el que autoriza el desembolso de la pauta publicitaria para su medio, la principal forma de sostenimiento para los medios locales.

En la actualidad, Ángel trabaja en la emisora Kapital Stereo y Carmen en Meridiano 70. Todavía, concuerdan, continúan las amenazas constantes hacia ellos y gran parte de sus colegas. Y sí, asistir a una rueda de prensa en Arauca (capital) es ver a un grupo de periodistas con sus escoltas detrás y algunos con sus carros blindados, un imagen que se repite en muchas regiones del país con sus periodistas. No por gusto, dicen, sino por protección a sus vidas.

También sigue pesando el estigma a pesar de que se habla de paz. En palabras de Ángel: “si uno saca la noticia de tal paro armado, el Ejército lo señala a uno de guerrillero. Y, al contrario, si uno saca una entrevista de algún militar, entonces las guerrillas dicen que uno es amigo del Ejército”.

(Le puede interesar: Eln amenaza a periodista de Arauca por no cerrar su medio de comunicación durante el paro armado)

Creyeron que con el Acuerdo de Paz la situación iba a cambiar, como muchos colombianos. Habían bajado los hechos violentos y sentían la confianza de movilizarse tranquilamente por el departamento. Hoy, el temor de que se repita la historia de 2003 está de vuelta con la llegada de las disidencias de las Farc y la disputa del territorio con el ELN.

La historia se ha repetido con las generaciones más jóvenes de periodistas. Por mencionar dos casos: Phillip Moreno y Daniel Martínez. Los dos trabajan en sus propios medios digitales: Confidencial y El Círculo, y los dos también han sido amenazados por grupos armados. El caso de Phillip fue más reciente. Las disidencias de las Farc se llevaron a uno de sus reporteros y lo enviaron de vuelta con la razón de que se cuidara si seguía hablando de ellos; a raíz de la denuncia sobre el asesinato de un grupo de indígenas.

Cuando les pregunto cuáles son sus medidas de protección, más allá del esquema de seguridad, todos me dicen que es el autocuidado: no profundizar en ciertos temas, cambiar sus rutinas después de una amenaza, evitar salir a otros municipios o avisar si van y unirse mucho más como gremio.

“El grupo de periodistas que vivió el desplazamiento está mejor preparado”, resalta Carmen. “Acompañamos a los otros y hemos entendido que si estamos organizados, a pesar de las diferencias, somos menos frágiles. Ya sabemos qué organizaciones nos pueden ayudar y qué hacer”.

Colombia 2020 de El Espectador destaca al Mochuelo

7 marzo, 2020

A casi un año de la apertura pública del Museo Itinerante de la Memoria, hoy el proyecto de noticias sobre procesos de paz y reconciliación en Colombia publica una nota sobre esta memoriosa itinerancia. Ver la nota original en el siguiente enlace:

https://www.elespectador.com/colombia2020/territorio/el-mochuelo-un-museo-que-da-lecciones-de-memoria-desde-los-montes-de-maria-articulo-908008

Texto de la nota:

El Mochuelo, un museo que da lecciones de memoria desde los Montes de María

Territorio7 Mar 2020 – 9:00 AM Sebastián Forero Rueda / @SebastianForerr

El Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de esta región del Caribe cumple un año de andar rodando por varios municipios de esa zona del país. Un esfuerzo que documentó 104 masacres y más de 1.800 víctimas mortales del conflicto armado, que se levanta a nivel local en medio de lo que algunos han llamado una disputa por la memoria.

Cuando se conoció a finales del año pasado que el director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), Darío Acevedo, estaría haciendo cambios al guion del Museo de la Memoria que había dejado la dirección anterior, se supo que uno de los puntos que pretendía modificar eran los ejes planteados para ese museo: agua, tierra y cuerpo. En ese momento, el director dijo que “poner a hablar a un río” no podía ser el eje de un museo de memoria, que eso encajaba mejor en una obra literaria. Sin embargo, para cuando Acevedo pronunció esas palabras, en la región de los Montes de María ya llevaba unos meses rodando otro museo de memoria que lo contradecía profundamente. Uno que puso a hablar a un pájaro.

El 15 de marzo de 2019, en El Carmen de Bolívar se erguía por primera vez El Mochuelo, el Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María. Una monumental estructura en madera fina de 35 toneladas, de 18 metros de largo, por 12 de ancho y 5 de alto. La historia de una de las regiones que más sintió las atrocidades de la guerra (quizá la que más) concentrada en lo que recrea una casa antigua de esta región, enclavada entre Sucre y Bolívar. Pero lo que se inauguró ya hace un año era el resultado de un trabajo de más de una década de caminarse esas montañas documentando los horrores que les dejó el conflicto armado.

(Especial: Masacre de El Salado: ¿qué ha pasado 20 años después?)

Hacia 2008, el Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21, que ya se había ganado el Premio Nacional de Paz en 2003, andaba por los quince municipios de esta región tratando de que sus habitantes volvieran a encontrarse, luego de que a la zona la resquebrajara el paso de los frentes 35 y 37 de las Farc y el Bloque Montes de María de las AUC. “Haciendo todo ese trabajo cultural recopilamos mucha información y nos dimos cuenta de que había que devolverla al territorio, a las comunidades”, dice Julio García Montes, quien hace 16 años integra el colectivo y es el coordinador en terreno del Mochuelo.

“Empezamos a pensar qué hacer con toda la información que habíamos recopilado. Ya teníamos cine, ya teníamos exposiciones fotográficas, ya teníamos radio, y ahí fue cuando nos pensamos hacer el museo” explicó. Así, en este rincón del Caribe colombiano empezaban a hablar de memoria cuando en el país todavía no existía un centro nacional para ese fin. Pero aún más subversivo fue el hecho de que no decidieron construirlo en ninguno de los municipios de la zona, sino que decidieron que sería itinerante: andaría por todos los municipios montemarianos. Entonces, en medio de la planeación, a un campesino se le ocurrió que el museo fuera un pájaro que volara por la región y a otros que fuera un mochuelo, ave emblemática de la zona.

Desde entonces empezaron a recopilar y documentar juiciosamente casi un siglo de historia de los Montes de María, antes siquiera de que al territorio llegaran los actores armados. Se encontraron con que para la gente era sanador el solo hecho de contar lo que les había pasado. “Cuando llega el conflicto lo primero que hizo fue infundir el miedo y a la gente la hizo meter hacia adentro. A uno lo que le decían era no confíe en nadie, no hable, las paredes tienen oídos. Entonces el ‘no diga’, ‘no hable’, ‘no llore’ se le fue metiendo a la gente y comenzaron a guardárselo. Mucho de lo que nos contaron, nunca lo habían hablado con nadie”, cuenta Julio.

(Lea también: “El museo no exaltará a ningún combatiente”: nuevo director del Museo de Memoria)

Así, vereda por vereda, documentaron 104 masacres ocurridas en los Montes de María desde la década de 1990 y un total de 1.850 personas (civiles) que fueron asesinadas en medio de la violencia. En honor a estas últimas, en todo el centro del museo se levanta el árbol de la vida – o árbol de los ausentes – en cuyas hojas (actualmente tiene 750) está escrito el nombre de cada víctima con la fecha y el lugar en donde murió.
Pero quienes levantaron el museo tienen la firme convicción de que la historia de esta región es una historia de resistencia. Por eso, además de documentar las afectaciones que les dejó la guerra, en la línea de tiempo del museo, que inicia en 1900, también contaron las luchas de este pueblo campesino. Por ejemplo, las luchas por la tierra que aquí dieron los líderes de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC), que consiguieron parcelaciones para campesinos sin tierra. Por eso, el museo incluye parte del archivo de Jesús María Pérez, el emblemático líder de la ANUC que fue el guardián de esa información y que se la entregó al CNMH.

Después de que El Mochuelo se instalara en El Carmen y durara allí unos dos meses, emprendió vuelo hacia Córdoba (Bolívar) y luego se fue a San Juan Nepomuceno. Allí acompañó la conmemoración de los 17 años de la masacre de los Guáimaros, donde fueron asesinados 15 campesinos, en agosto de 2002. Y de allí voló a San Jacinto, donde actualmente está instalado y donde permanecerá hasta la próxima semana, antes de partir para Morroa (Sucre). En cada municipio dura unos dos meses y medio, desde el momento en que empieza a armarse – que tarda unas dos o tres semanas – hasta que se desarma por completo.  A donde llega, el museo recluta sus propios ‘mochuelos cantores’, o guías, como se les llama en el lenguaje museográfico tradicional. Voluntarios – en su mayoría jóvenes – que luego de recibir la capacitación y conocer el museo, llevan a otros a través de él.

Durante este primer año han tenido experiencias que les han reafirmado el valor del museo. Durante los dos meses que estuvo en Córdoba, todos los días llegaba un joven, de unos 26 años, y se detenía frente al árbol de la vida. Allí se quedaba contemplándolo y en particular mirando siempre una misma hoja. Al cabo de unas semanas, a través de lenguaje de señas pues tenía discapacidad auditiva, dio a entender que quien aparecía allí reseñado era su papá, asesinado en la masacre de 2000 de Capaca (Bolívar). Él tenía el dolor guardado y ver ese nombre en el museo para él tenía una importancia monumental.

“Cada nombre que está en ese árbol es para el buen nombre de la persona que murió, que de pronto en algún momento fue estigmatizado o fue señalado de uno u otro bando, pero para los familiares verlo allí es de una dignidad enorme”, explica Soraya Bayuelo, directora del colectivo de comunicaciones.

Para ella, durante este año ha sido impresionante que muchos de los visitantes del museo se terminan preguntando ¿cómo pasó todo esto?, ¿En qué momento nos pasó todo lo que nos pasó? “Nosotros trabajamos para que no se borre de la memoria ni de la historia lo que pasó, no para decirnos ‘ay, pobrecitos’ y que volvamos otra vez a recordarlo para torturarnos, sino como una garantía que debemos tener quienes sufrimos el conflicto armado de que esto no se vuelva a repetir”, sostiene Soraya.

Cuando se creó en el país el Centro Nacional de Memoria Histórica y llegó a su dirección Gonzálo Sánchez, esa entidad empezó a trabajar de la mano con el colectivo de comunicaciones Montes de María y fue a través de ese centro que se gestionaron los recursos de la embajada de Francia que hicieron posible la realización de El Mochuelo. Sin embargo, ya para su inauguración el CNMH estaba en cabeza de Darío Acevedo, quien asistió a ese evento en El Carmen de Bolívar y “lo que vino a decir aquí es que ya las historias de las víctimas están supremamente contadas y que en adelante le iba a dar más apoyo a las memorias de los militares”, cuenta Soraya.

(Le puede interesar: Museo de Memoria: su primera piedra fue puesta en medio de críticas y protestas)

Desde entonces, la relación de El Mochuelo con el CNMH se rompió y no ha habido nuevos contactos. “En este momento histórico el CNMH niega la memoria, niega el conflicto, y nosotros estamos justamente diciendo lo contrario. Por eso ahora no contamos con ese centro para nada, ni tampoco queremos contar”, puntualiza.

Aún sin el apoyo del CNHM, el Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH), adscrito a la Unesco, incluyó al Mochuelo en su mapa interactivo sobre iniciativas que hacen memoria sobre graves violaciones de derechos humanos alrededor del mundo. Es la única iniciativa colombiana en ese mapa.

“Hoy, ante una negación del conflicto, una política de Gobierno dirigida a la negación de la memoria, nosotros estamos tratando de levantar este museo como un estandarte que dice que aquí hay otros relatos, más allá del relato oficial. Uno que sale desde las entrañas, desde el sentir, el duelo, el sufrimiento y la resistencia de las víctimas del conflicto armado”, sentencia Soraya Bayuelo.

Artistas, activistas y académicos se reúnen en Colombia en intercambio internacional sobre memoria transformativa

10 febrero, 2020

Cuarenta artistas, activistas y académicos de países como Indonesia, Canadá, Perú, Uganda, Colombia e Irlanda del Norte se reúnen en este mes de febrero en Bogotá y en los Montes de María, en un intercambio internacional sobre memoria transformativa. 

La iniciativa, llamada Memoria Transformativa: Una red internacional, es organizada por la Universidad de British Columbia, en Canadá, en alianza con la Universidad Nacional de Colombia y el Colectivo de Comunicaciones Montes de María – Línea21. El intercambio será realizado entre los días 16 y 22 de febrero, 2020. 

La red internacional Memoria Transformativa se formó para fomentar intercambios entre artistas, académicos y activistas como una metodología para cocrear e intercambiar conocimientos alrededor de la memoria histórica. El foco de la reflexión es pensar sobre las maneras en que la memoria se emplea para abordar la responsabilidad que las personas tienen sobre el bien estar y los derechos de las otras en el contexto de la violencia masiva. 

El evento público y abierto del intercambio tendrá lugar el 18 de febrero de 2020, a las 6:00 PM, en el Auditorio Margarita González, de la Universidad Nacional, sede Bogotá. En el espacio, habrá un conversatorio sobre qué hace que los trabajos de la memoria y de la justicia sean transformadores. Participarán Patricia Linares, presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), M. Kamari Clarke, antropóloga experta en la Corte Penal Internacional y profesora de la Universidad de California, Patricia Tobón Yagarí, indígena embera y comisionada de la Comisión de la Verdad, y Aimée Craft, abogada indígena canadiense experta en comisiones de verdad y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ottawa, Canadá. La moderación estará a cargo de Martha Nubia Bello, profesora de la Universidad Nacional de Colombia. 

El evento público también contará con las intervenciones artísticas de Jeff Korondo, de Músicos por la Paz, Uganda, un performance colaborativo entre Emilie Monnet, indígena Anishinaabe de Canadá y francesa, y Waira Doris Jacanimojoy, indígena Inga (Colombia), además de la exhibición de pósteres de Alit Ambara, artista del Instituto de Historia Social de Indonesia, y de un fragmento de la obra de teatro “El olvido no ha vuelto por aquí”, del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice), capítulo Bogotá.  

Para más información o para agendar entrevistas, contactar a: 

Fernanda Barbosa: 322 283 0892 // Whatsapp – +5511 99865 3886 

El Mochuelo en el mapa interactivo de memorias situadas

15 enero, 2020

El Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH), adscrito a la UNESCO, incluyó al Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María en su mapa interactivo sobre graves violaciones de derechos humanos alrededor del mundo.

Ver la ficha del MIM.

Video de presentación del proyecto
Acerca de Memorias Situadas
Ficha del MIM

Inicia en San Jacinto el cuarto vuelo del Mochuelo

26 diciembre, 2019

BOLETIN DE PRENSA Nº 4

CON RELATOS, MÚSICAS, GAITAS Y TAMBORES, SAN JACINTO BOLIVAR RECIBE CON ALEGRÍA Y EXPECTATIVAS AL MUSEO ITINERANTE DE LA MEMORIA Y LA IDENTIDAD DE LOS MONTES DE MARÍA EN SU CUARTO VUELO POR EL TERRITORIO MONTEMARIANO.

“Canta con seguridad como anteriormente hacías cuando tenías libertad por los Montes de María”, este canto del maestro Adolfo Pacheco Anillo se amplifica en la tierra que lo vio nacer, este 27 de Diciembre cuando se abre, al público Sanjacintero, en la plaza principal, la Exposición Itinerante de la Memoria y la Identidad Montemariana, que alberga al VUELO DEL MOCHUELO en su cuarto nido.

Este espacio de la memoria, que pesa 35 toneladas, mide 18 metros de largo por 12 de ancho y 5 de altura en su parte física, es una plataforma de Reparación Simbólica a las Víctimas del Conflicto armado en los Montes de María y un Lugar de la Memoria para el diálogo, la concertación, la conversación franca, el encuentro con el otro y la mirada territorial junto a otras. Este recorrido en la época de navidad viene a sumarse a la alegría del encuentro de los vecinos y visitantes que llegan por la época de fin de año a este importante municipio de vida cultural–artesanal y patrimonio musical.

El Museo en su aspecto estructural es un pabellón, una alegoría a la casa grande, y su contenido está relacionado con el ave representativa del territorio, como es el Mochuelo. El mochuelo es un ave sencilla. No viste de pesados plumajes coloridos porque prefiere volar alto con su liviano ropaje. Su fuerza se concentra en su canto. Con su voz celebra la vida cada día para iniciar las mañanas de trabajo en los campos, para acompañar las faenas de siembra y cosecha, para recuperarse del cansancio de la jornada.

El Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María, nuestro Mochuelo, tiene una apuesta central: recuperar la voz de las comunidades, lograr que sus palabras vuelen muy alto y se esparzan como el viento en todos los rincones de nuestro territorio para recordarnos lo que somos y lo que soñamos, para darnos fuerzas luego de la larga noche y así entonar, con voz propia, la canción de nuestra vida en el territorio.

Como dispositivo para la liberación de la palabra y la voz propia y pública de las comunidades, potencia la memoria como un camino para el reencuentro, la superación del miedo y del dolor. En su itinerancia pretende pensar el futuro, fortalecernos en busca del buen vivir, la convivencia, la organización y la movilización social, a través de los diálogos y confluencias del pensamiento campesino, de organizaciones y redes sociales de mujeres, de jóvenes y de fortalecimiento de los procesos culturales del territorio montemariano.

Mochuelos cantores:
“… Canten con seguridad, como anteriormente hacían, cuando tenían libertad en los Montes de María…” . El Museo es en sí mismo una obra de arte, que incluye exposiciones y elementos de las memorias y la identidad del territorio montemariano.

Desde su apertura el 15 de Marzo de 2019, en El Carmen de Bolívar, donde inició su primer Vuelo, luego en Córdoba, Tetón, su segunda parada y en su tercer nido en San Juan Nepomuceno lo han visitado 64 mil personas, que han recorrido los diferentes espacios expositivos, disfrutado de las 28 noches de Cine Bajo las Estrellas, proyecciones que se realizan los Martes del Cine Club Itinerante la Rosa Púrpura del Cairo en el Patio de Juegos del Museo.

El púbico visitante también ha disfrutado en plenitud los Sábados de “Escenario Abierto” donde las comunidades han podido deleitarse con los talentos culturales múltiples que han mostrado espontáneamente, cada semana, mientras el Mochuelo se posó en cada uno de estos tres nidos.

Los Círculos de la Palabra se han dimensionado también durante estos nueve meses de itinerancia por el territorio a través de Los conversatorios y foros regionales que se han realizado en el Museo como: El lanzamiento del Libro “QUE NOS LLAMEN INOCENTES”, acto público de reparación simbólica a 19 personas de El Carmen de Bolívar, víctimas, señalad@s y encarcelados por supuestos vínculos con un grupo al margen de la ley y quienes fueron capturados ilegalmente y referenciados en la prensa afectados en su integridad personal, familiar y en su buen nombre. Este libro fue escrito por ellos mismos en sus relatos testimoniales y apoyados por DeJusticia, quien los acompañó desde el inicio del proceso de memoria y escritura del libro QUE NOS LLAMEN INOCENTES, lanzado el 8 de Mayo de 2019, en el Patio de Juego del Mochuelo.

De igual forma destacamos el acto de conmemoración de los 17 años de la Masacre de Los Guáimaros y El Tapón que dio paso a la apertura del tercer Vuelo del Mochuelo en San Juan Nepomuceno, con la participación de las familias víctimas de este hecho ocurrido el 29 y 30 de Agosto de 2002.

Se realizaron también conversatorios y círculos de la palabra desde el Patio de Juegos del Museo como fueron: SABERES DE LOS MONTES DE MARIA, Espacio de devolución de la tesis doctoral de la Investigadora Social Liliana Parra Valencia, del área de Investigación PsicoPaz, de la Universidad Cooperativa de Colombia: “Grupalidad curadora, descolonialidad de saberes – prácticas campesinas y afroindígenas en los Montes de María – Caribe Colombiano”. Aquí conversó en el patio de Juegos del Museo junto a los líderes y liderezas del territorio, co-investigador@s de esta tesis: Carmelo Márquez, Presidente de la Asociación de Campesinos Desplazados, Retornados de Ovejas, Sucre -ASOCARES-; Isaura Benítez, Campesina de la comunidad de San Francisco, de Ovejas, Sucre; Bernardino Pérez Mirada, Profesor y médico tradicional de San Basilio de Palenque, Bolívar, junto a la investigadora brasilera Simone María Hüning, de la Universidad Federal de Alagoas (UFAL).

CONVERSATORIO MEMORIA, ESPERANZA Y PAZ con la invitada especial la Dra. Ilse Schimpf-Herken, fundadora del Instituto Paulo Freire en Berlín, quien compartió un Círculo de la Palabra en el Patio de Juegos del Mochuelo durante su tercer vuelo en el municipio de San Juan Nepomuceno. La charla giró sobre la Educación para la Paz, la Memoria y la Esperanza.

Con ella tuvimos la oportunidad de compartir el material y validarlo con la comunidad en esta noche de Conversatorio en el Patio del Mochuelo, con el apoyo de la Normal Superior Montes de María, Soy San Juanero y las Comunidades de Los Guáimaros y Las Brisas.

Este año, el Octavo Festival Audiovisual de los Montes de María, Tierras Con-Sentid@s tuvo un marco propicio en el Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María -El Mochuelo- para desarrollar la agenda académica y de proyección del Programa CINE MONTE ADENTRO. El Museo fue la novedad dentro de las cinco sedes alternas que tuvo el FAMMA 2019 TIERRAS CON-SENTID@S para impulsar a los nuevos realizadores audiovisuales de los Montes de María y desarrollar estrategias comunicativas y de superación del conflicto y el dolor a través del cine y las historias narradas desde el audiovisual.

Con todo ese balance, este Cuarto Vuelo del Mochuelo por el municipio de San Jacinto con certeza marcará una pauta de alto nivel con el desarrollo de la Agenda Cultural y la Programación Académica que se realizará en el marco de la programación establecida durante el tiempo que anidará en San Jacinto. Por ejemplo: la Fiesta del Pensamiento del 2020 estará enmarcada en las visitas guiadas a los participantes a tan magno evento cultural, donde la poesía, las letras, el arte, la música, el pensamiento montemariano y del Caribe se dan cita anualmente.

Este 27 de Diciembre 2019, a las seis de la tarde, te esperamos en San Jacinto, en la Plaza Principal, donde se abre la exposición y programación cultural y académica de El MOCHUELO en su cuarto vuelo. Además, durante su estancia se apertura también un interesante diálogo entre los dos museos: El Mochuelo y el Museo Comunitario de San Jacinto, ambos hacen parte del Nodo Caribe de la Red Colombiana de Lugares de Memoria y Latinoamericana de Sitios de consciencia.

A Son de Gaitas, Tambores, Tradición oral, Tejidos, Relatos de Vida y Resistencia, Danzas y Cantos San Jacinto recibe en su nido EL CUARTO VUELO DEL MOCHUELO – “Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María – https://mimemoria.org/

PROGRÁMATE.

Entrada Libre!!!!.

Cartilla de Mochuelos Cantores y guía de aula

20 diciembre, 2019

Nos complace mucho haber desarrollado este material didáctico y entregarlo ahora entre el público escolar y apoyar la formación de los mediadores voluntarios del museo, los mochuelos cantores. Esta cartilla y su guía de aula acompañante hacen parte del proceso integral de implementación del Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María (MIM), su contenido y actividades se vienen conformando y aplicando desde sus primeras etapas de planeación y de capacitación entre las comunidades participantes.

Su impresión fue posible gracias al Programa de Estímulos del Ministerio de Cultura 2019, como ganadores de la beca a proyectos comunicativos: entidades museales y comunidades, con la propuesta “El vuelo del Mochuelo: entrelazando saberes ancestrales y pedagogías para la paz y la reconciliación”, desde el diseño de material didáctico de apoyo para el fortalecimiento de la estrategia comunicativa y pedagógica del museo.

Este proyecto consistió en la impresión y aplicación piloto de dos materiales pedagógicos:

Material  didáctico 1

Cartilla pedagógica para Mochuelos Cantores – intérpretes comunitarios de la memoria.

Esta cartilla es una bitácora de vuelo”para orientar la capacitación de los intérpretes comunitarios de la memoria, los mochuelos cantores los cuales son los guías voluntarios encargados de animar la visita de grupos de público en su recorrido por el MIM y sus actividades alternas y complementarias. Un mochuelo cantor es un intérprete en el sentido de que no repite o transmite una información fija, sino que asume su experiencia personal en el contexto de la historia común de su entorno social, y es capaz de compartirla basándose en los contenidos que se exponen, animando el diálogo que enriquece con sentidos múltiples la exposición. Esto mochuelos cantores son los mismos narradores y narradoras de la memoria que han sido formados por el Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21 desde su línea programática “Memoria, comunicación y territorio”.

Este material pedagógico es importante porque fortalece y apoya la preparación de los mochuelos cantores en su papel de orientadores comunitarios dentro de los recorridos del museo El Mochuelo debido a que brinda diferentes módulos que explican los fundamentos conceptuales, históricos, investigativos, pedagógicos y metodológicos del Museo, y es aplicado en talleres por el mismo equipo gestor del CCMMaL21.

Descargar cartilla

Material didáctico 2

El Mochuelo aletea, canta y cuentaen el Aula: una estrategia de mediación pedagógica para la apropiación social del MIM en las instituciones educativas de los Montes de María.

Este material está compuesto por una guía para el docente con herramientas didácticas para los niños  entre las edades de 9 a 17 años que cursan grados de 4 de primaria a 11 de bachillerato, y viene siendo una adaptación de la cartilla de los Mochuelos Cantores, con diagramación atractiva, nociones básicas y ejercicios prácticos que el docente puede desarrollar antes o después de la visita al museo, y que entregaría a cada estudiante o a grupos de 4-5 estudiantes. Es importante porque los docentes de las instituciones educativas y los estudiantes son actores estratégicos claves en la transmisión, mediación pedagógica y preservación de la memoria de los Montes de María. Es necesario brindar a la comunidad educativa recursos didácticos específicos que facilite a los docentes y niños el encuentro entre el Aula y El Mochuelo de tal forma que la comunidad educativa pueda apropiarse de los contenidos del MIM, para que puedan ser utilizados en el aula y particularmente por los docentes que están a cargo de las áreas de ciencias sociales, humanidades y cátedras de paz.

Este material fue y será dinamizado por los Mochuelos Cantores y el equipo gestor del CCMMaL21entre los maestros de las instituciones educativas del lugar donde en ese momento esté instalado el museo.

Descargar guía de aula

A continuación algunas imágenes que resultaron del período de desarrollo de este proyecto, en particular durante la itinerancia del museo en el municipio de San Juan Nepomuceno:

Selección oficial 8º Festival Audiovisual de los Montes de María

21 octubre, 2019

Del 30 de octubre al 3 de noviembre en El Carmen de Bolívar

El Cine es pasión en los Montes de María y una acción transformadora para la VIDA, la cultura y la paz. Compartimos con alegría la SELECCIÓN OFICIAL Y MUESTRAS inscritas este año para participar en competencia en la Octava versión del FESTIVAL AUDIOVISUAL DE LOS MONTES DE MARÍA, «Tierras Con-Sentid@s».
Recibimos complacidos más de 100 obras desde el nivel local, regional, nacional e internacional en las categorías de Documental, Ficción, Experimental y Nuevos Medios, Producción Sonora, Animación, CORTOS, largometraje, mediometraje y 21 producciones con contenidos propios, realizados por la Red de Colectivos de Narradores y Narradoras de la Memoria de los Montes de María, en la categoría local-regional Producción Propia Audiovisual Montemariana. ¡Te esperamos !